GÉNESIS

En 1992 escuché una entrevista a unos Lamas que habían llegado del Tíbet al Perú, y a quienes les preguntaron: ¿Qué hacían en un país que no conocían y que ni siquiera sabían su idioma? Y ellos respondieron: hemos venido a conocer el lugar desde el cual nacerá la nueva humanidad, porque la energía se ha trasladado del Himalaya a la Selva suroriental peruana y estamos aquí para saber porque?.

Entonces cuando me ofrecieron la posibilidad de trabajar en el departamento de Madre de Dios no lo pensé dos veces y acepté, a pesar de que muchos me dijeron que estaba loco por ir a un lugar tan desamparado y donde no había ley en el país.

Así, en 1995, llegué a trabajar como Jefe de la SUNAT y efectivamente me encontré con un lugar sin ley, donde la corrupción campeaba, el comercio ilegal de la madera y el oro eran ley, pero donde la mayoría de la gente era noble y había muchos científicos que estudiaban las maravillas de esta selva virgen. A través de ellos me informé en 1997 del Convenio de Kioto y sus posibilidades para el mundo.

En este hermoso lugar cultivé amistades para toda la vida, concebí a mis dos primeros hijos y cuando me fui, me llevé la semilla de una Misión.

Caminé durante muchos años, en el camino que la mayoría recorre, el camino de los placeres, del reconocimiento, del éxito, del lucro, hasta que llegó el año 2012. Ese año fue crucial. Ese año me eligieron Venerable Maestro Masón y tenía que ir a París para representar al Perú, cuando se rumoreaba que ese año podía ser el fin del mundo. Quería salvar a mis hijos. Medité en cómo podía lograrlo, y la respuesta de mi meditación fue que necesitaba formar parte de una organización en favor de la supervivencia de la Humanidad a través de la promoción de aquellas energías que no perjudicaran al planeta.

Luego de exponer mis ideas sobre la creación de una Cámara Peruana de Energías Renovables ante unos amigos y funcionarios de alto nivel peruanos, y luego que me dijeran que era buena la iniciativa, me fui a París, donde encontré que eran otras las prioridades entre las más de 2000 logias que habían asistido de todos los continentes, lo cual, me volvió a sumir en ese letargo que pospone nuestros sueños, por 3 añosmás.

Hasta que, en este 2015, luego de una larga noche, llegó aquel momento en que la conciencia se impone a la conveniencia, en donde tienes que decidir dar aquel salto de fe al vacío y optar por entregar tu vida a una misión; así que decidí convocar a seis amigos, todos vinculados de una u otra forma al progreso de la humanidad, a quienes les propuse trabajar como Directores en la lucha contra el Cambio Climático mediante la promoción de las Energías Renovables, y aceptaron!.

Así es como en el Equinoccio de Primavera, nace la Cámara Peruana de Energías Renovables.

Alfredo Ladrón de Guevara Olarte

Presidente Fundador